keyboard_arrow_right
Putas horas

Prostitutas en alemania por que los hombres van con prostitutas

prostitutas en alemania por que los hombres van con prostitutas

Alia llegó a la calle Geestemünder después de haber abandonado sus estudios y tras haberse mudado con su novio, quien le dijo que se vendiera en la calle. Lleva tres años prostituyéndose en la calle. Lo cierto es que las mujeres provenientes de Europa Oriental rara vez llegan a la calle Geestemünder.

Las desvían los puntos de control de pasaportes de la policía, pensados, de hecho, para encontrar y proteger a las víctimas de la trata y la prostitución forzada. En , Carolyn Maloney, congresista demócrata de Nueva York y fundadora del Comité sobre Trata de Personas en el Congreso de los Estados Unidos, escribió sobre las consecuencias de la legalización de la prostitución en y alrededor de Las Vegas, la meca del juego: Trece de las víctimas tenían menos de 14 años, otras 77 eran menores de Axel Dreher, profesor de política internacional y desarrollo de la Universidad de Heidelberg, ha intentado responder a estas preguntas con datos provenientes de países.

Las cifras son imprecisas, como todas las estadísticas relacionadas con la trata y prostitución, pero consiguió identificar una tendencia: El programa muestra a varios proxenetas en el momento de arrojar a dos jóvenes gravemente heridas a un contenedor de basura después de una orgía.

La chica rumana de 18 años había huido de un burdel. Le contó a la policía que tres hombres y dos mujeres se habían acercado a ella en las calles de su pueblo de origen. Este grupo de extraños le prometió trabajar como niñera. Los hombres la violaron y, cuando se negó a trabajar en un burdel, la golpearon.

Al principio la policía dudó, pero la chica recordaba los nombres de sus proxenetas. Fueron arrestados y se encuentran bajo custodia. A veces, las mujeres son enviadas por sus propias familias, como es el caso de Cora, de Moldavia.

Tiene 20 años, calza un par de suaves pantuflas con enormes ojos cosidos al frente, busca un gorro en sus bolsillos. Cora vive en un hostal a cargo de un centro rumano de asistencia a víctimas de trata.

Su tarea solo consistía en servir bebidas, pero ahí conoció a un hombre con contactos en Rumania. Cora se fue con él, primero a Rumania, después a Alemania. Tras ser violada durante un día entero en Nuremberg, ya sabía lo que tenía que hacer. Recibía a los hombres en su habitación, dice que hasta 18 horas cada día. Cora narra que su proxeneta le exigió trabajar un turno de 24 horas y la apuñaló en la cara cuando se negó. La herida sangraba profusamente, tanto, que le permitieron ir a un hospital.

Cuenta también que el proxeneta la llamó hace poco y amenazó con ir a buscarla. A pesar de historias como la de Cora, los políticos en Berlín no se sienten presionados a actuar. Rahel Gugel, profesora de derecho, se queda estupefacta ante tales afirmaciones: Quienes defienden la legalización argumentan que toda persona tiene derecho de realizar cualquier profesión que elija.

Algunas feministas incluso encomian a las prostitutas por su emancipación, pues dicen que las mujeres deben poder hacer con su cuerpo lo que les plazca.

Las encuestas han demostrado que muchas de ellas pueden ser consideradas como personas traumatizadas. La mayoría de ellas han sido violadas, muchas de manera constante. En las encuestas, la mayoría de ellas dice que dejaría la prostitución de inmediato si pudiera hacerlo. Claro que también hay mujeres que deciden que es mejor vender sus cuerpos que abastecer anaqueles en un supermercado.

Sin embargo, todo indica que son una minoría, aunque es una minoría vocalmente representada por unas cuantas propietarias de burdeles y cabilderas a favor de la prostitución como Felicitas Schirow. Su voz no encuentra eco en Alemania.

Sin embargo, la tendencia en Europa es otra. Dos años antes de que Alemania aprobara la ley de la prostitución, Suecia adoptó un enfoque contrario. La activista Kajsa Ekis Ekman lucha por convencer al resto de Europa de emular a su país. Ekman es rubia, de ojos azules, menuda y llena de vida.

Cuando estudiaba en Barcelona, Ekman compartía su vivienda con una mujer que se prostituía. En , cuando Suecia ilegalizó la compra de servicios sexuales, sus vecinos europeos se mostraron incrédulos. Los proxenetas introducen a mujeres de Europa del Este al país en minivans y no es raro que se queden en los suburbios de las ciudades, pero la prostitución ya no es un gran negocio. La ley sueca no se basa en el derecho de la prostituta de tomar decisiones autónomas, sino en la igualdad entre hombres y mujeres, consagrada tanto en la constitución sueca como la alemana.

Su argumento, en términos sumamente simples, es que la prostitución constituye una forma de explotación donde siempre hay un desequilibrio de poder. Suecia penaliza a los compradores de sexo, a los proxenetas y a los tratantes de personas, no a las prostituidas.

Este enfoque busca disuadir la demanda del sexo a cambio de dinero y restar rentabilidad a los tratantes y explotadores. Pierrette Pape considera que la forma en que la prostitución es vista en cada país tiene consecuencias: Pape es portavoz del Lobby de Mujeres Europeas en Bruselas, colectivo que agrupa a 2.

Pape se dice asombrada de que Alemania no esté revisando seriamente sus políticas relacionadas con la trata de personas: Ya son varios los países europeos que siguen el modelo sueco. En Barcelona es ilegal emplear los servicios de una prostituta en la calle. Sin embargo, ha resultado imposible demostrar que un hombre esté al tanto de esta situación. Y lo mismo ocurre en la prostitución. Su responsabilidad es absoluta, total.

Si los hombres no pagaran por la prostitución se acabaría con la prostitución, así de sencillo. Porque la industria de la prostitución se ha hecho para el disfrute de los hombres.

Da igual que implique a niños, a niñas, a jóvenes de ambos sexos, a mujeres adultas Es una industria dirigida al placer del hombre. No, evidentemente no se los hacen. Como mucha gente no se hace reflexiones cuando compra una camiseta o unas zapatillas fabricadas por niños del tercer mundo. No quieren saber que al llegar a los 16 años una de cada tres mujeres ha sufrido agresiones sexuales, lo que significa que la violencia hacia las mujeres es gigantesca.

Y si existen esas cifras tan enormes de violencia sexual es porque hay muchísimos hombres que cometen violencia sexual contra las mujeres, es posible que ascienda a un hombre de cada tres. Todo esto se lo comento para hacerle ver que las relaciones sociales entre hombres y mujeres son complicadas y que eso explica en parte por qué a los hombres les parece normal pagar por sexo. Muchos hombres siguen pensando que la mujer debe ser sumisa y que la que no lo es, se merece ser agredida.

Pero la pregunta del millón es: No, no es la pregunta del millón. Ese modelo, que se aplica en Suecia desde , penaliza al proxeneta y penaliza a los clientes de la prostitución, pero no a las mujeres que ejercen la prostitución. Asimismo, el modelo sueco también cuenta con programas educativos en las escuelas dirigidos a evitar que el día de mañana las niñas puedan ser reclutadas para la prostitución y que los niños puedan convertirse en clientes de prostitutas, en prostituidores.

Allí, por ejemplo, ya no hay trata de mujeres, porque para los proxenetas no resulta rentable. Usted también relaciona capitalismo y prostitución.

Sin embargo, la prostitución existe desde siempre, desde mucho antes de que surgiera el capitalismo No toda persona que trabaja en la prostitución es víctima de trata, pero bastantes. Al crimen organizado se suman la pobreza, la violencia y los conflictos, la falta de oportunidades. Suecia, Noruega y Francia son abolicionistas; Holanda y Alemania, regulacionistas. En el primero, se penaliza al comprador de servicios sexuales y se protege a la persona que los ofrece. En el segundo, no se penaliza a nadie: La prostitución de lujo no existe.

Regular es esconder, con plena hipocresía, la miseria y la explotación", explica Dalia Rodríguez, directora de la Fundación O Ninho, de Portugal.

Siguiendo el modelo de la organización francesa "Mouvement Le Nid", la organización busca ofrecer alternativas reales para mujeres que trabajan en la prostitución y que han sido víctimas de trata con fines de explotación sexual. En Alemania y Holanda se ha multiplicado la prostitución y la trata: EUROPOL estima que la trata de seres humanos constituye una de las principales fuentes de ingresos ilícitos del crimen organizado.

Por lo general, es violenta.

prostitutas en alemania por que los hombres van con prostitutas No se porque me he acordado Tiene 20 años, calza un par de suaves pantuflas con enormes ojos cosidos al frente, busca un gorro en sus bolsillos. Política de privacidad y cookies. Por regla general, las religiones que rechazan el sexo sin intención reproductiva condenan abiertamente la prostitución, aunque su actitud hacia las prostitutas puede estar sujeta a cambios a lo largo de la historia. Con putas en barcelona porcentaje prostitutas vih y besos: Cora narra que su proxeneta le exigió trabajar un turno de 24 horas y la apuñaló en la cara cuando se negó.

La idea de un acuerdo transfronterizo podría recibir un impulso el martes, cuando el Parlamento Europeo vote sobre respaldar o no oficialmente el estricto modelo sueco. Media playback is unsupported on your device.

Los "escorts" que quieren cambiar la imagen de la prostitución masculina. Francia debate ley para penalizar a los clientes de prostitutas. Pagar por sexo podría llegar a ser ilegal en Europa. Polémica en Francia por propuesta de reabrir burdeles. Por eso llegó a preguntar a una de las organizadoras de la cita:.

Dos semanas después de aquella cita, Stephani pedía consejo en Hydra sobre cómo empezar a ejercer la prostitución. Eligió un burdel en el barrio de Wilmersdorf , en un distrito del oeste de la capital teutona.

También se buscó un nombre para trabajar allí: En su casa de citas no se consumía alcohol y estaba abierto hasta las once de la noche. Stephani trabajaba allí entre uno y dos días a la semana. Sus familiares supieron de su proyecto profesional en todo momento. Se mostraron muy sorprendidos. No ocultar que estaba haciendo carrera como prostituta generó ruido y rumores a su alrededor.

Seguro que la gente no siempre habló bien de ella a sus espaldas. Aquí también fue clave el apoyo de su familia. Como autónoma, ella elegía lo que hacía o no con sus clientes. Stephani, que vive de un tiempo a esta parte bajo el foco de los medios de comunicación germanos tras la publicación de su libro, ha contado que en sus servicios ella no besaba, no participaba en sesiones de sadomasoquismo ni en fantasías que implicaran disfrazarse de enfermera.

Tampoco decía guarradas al cliente durante el acto sexual ni ofrecía sexo anal. En el burdel en el que ella trabajó, una prostituta podría ocuparse de unos clientes al año. Sí, él sigue siendo la cara oculta de la prostitución. Ese hombre que en el día trabaja, tiene familia y es muy respetuoso, muy correcto, pero los fines de semana se emborracha y compra sexo. En Suecia fue muy interesante que, a partir de la ley, las cartas de las sanciones por comprar sexo llegaran a las casas.

Al principio, de hecho, los hombres pedían a los policías que no enviaran esa carta a sus casas sino al trabajo, porque los avergonzaba y atemorizaba que sus familias se enteraran. En Holanda, por ejemplo, fue el Estado quien fundó el sindicato Hilo Rojo cuando iba preparando su legalización, así publicitó mejor la industria.

Les he podido hacer seguimiento y afirman tener miembros. El sindicato de Inglaterra es peor. Lo fundó un proxeneta que se llama Douglas Fox, quien tiene abiertamente una agencia de escorts.

Los modelos que reglamentaron la prostitución en Alemania y Holanda, por ejemplo, tenían como metas incluir a las prostitutas en el sistema de tributación y seguridad social y reducir la trata de personas, porque supuestamente se podía distinguir qué era trata y qué prostitución. En Alemania han medido bien el impacto y en dos estudios recientes se ha demostrado que de las Se mueren, se enferman, se suicidan, se deprimen.

Al lado de estos burdeles que pagan impuestos ha crecido muchísimo la prostitución ilegal. Hay, por ejemplo, unos parqueaderos horrorosos donde usted parquea el carro, se baja, se folla en la calle a una mujer, paga y se va.

Ellos saben que han fracasado. Pero hoy la industria es muy grande y muy poderosa y es difícil acabar con ella. En cambio, varios países han adoptado el modelo sueco, que ahora es llamado nórdico. Primero fue Suecia, después Noruega, Islandia y ahora Francia. Kajsa habló durante dos horas sin dejar de mover con pasión las manos. Un safari aberrante dirigido por supuestos ciudadanos israelíes que contactan a menores de edad y jóvenes de 18 años a las que les ofrecen ganar dinero por participar en una cacería sexual, donde una veintena de hombres las corretean y las violan en grupo.

Pasar al contenido principal. Escriba las palabras clave. De putas, feminismo y violencias. La nueva ley las obliga a pagar impuestos, pero sólo de las cerca de

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *